miércoles, 24 de septiembre de 2014

Jugador Extremo

El jugador extremo es aquel que lleva hasta el extremo el juego. Puede tener un personaje con un código moral muy estricto autoimplantado por si mismo, que aunque moleste al resto, es su código y lo seguirá a rajatabla. Puede ser un seguidor fiel de las reglas, de los estamentos del juego o de cualquier cosa en la que su enferma mente quiera.
Llevan su devoción por las normas hasta limites insospechados. Si en el manual pone que el estereotipo al que pertenece tiene incrustado un palo por el recto y se mueve dando saltos; su personaje sera eso pero al extremo, llevando un palo con pinchos.
Dividiremos a los jugadores extremos dependiendo de su devoción.
  • Devoto de la norma: Estos son lo mas parecido a una mosca molesta de un director de juego que usa pantalla. Exigirán que se sigan las normas del juego, aunque le perjudiquen. También espera que los dados dicten toda la partida, pidiendo que se hagan las tiradas delante de los presentes. Muchas veces se leerá los juegos y las campañas antes que el director de juego solo para esperar que todo sea como aparece en ella. Son peligrosos cuando intentas salvar la vida a otro compañero y exige su muerte por las reglas o simplemente fastidia por fastidiar. He visto casos de reírse por la muerte de un compañero, montando una pequeña fiesta.
  • Devoto del estereotipo: Estos jugadores se ciegan con la forma de interpretar a su personaje, llegando a hacer cosas en su contra por seguir el estereotipo. Si en el libro dice que el Informático adora las terminales, cada vez que vea una se parara para interpretar su afán aunque le persigan cuatro tanques con zombis montados en ellos. Puede llegar a ir contra el grupo si su estereotipo no concuerda con el resto.
  • Devoto Stanislavski: Este devoto lleva hasta el extremo las partidas, llegando a creerse que el mismo es el personaje. En caso de que algo en la partida valla contra el, se sentirá amenazado personalmente y lo llevara fuera del juego. Lleva tan a pecho la partida que puede llegar a dejar de hablar con alguien durante meses acusándole de que su personaje se llevo 4 monedas mas de oro que el. Pueden llegar a tener problemas psicológicos, aconsejar un buen psicólogo antes de que tengan que ir al psiquiatra.
  • Devoto autodestructivo: Estos devotos directamente se inventan códigos morales estrictos para sus personajes, llegando a sacrificarlos a la mínima. Pueden vender al resto del grupo solo por pensar que su código de honor auto impuesto así lo exige. Se crean sus propios defectos personales, mas allá de que el juego así lo exija o no.

    También pueden juntar diversos estereotipos y hacer un combo infernal.