lunes, 22 de septiembre de 2014

Vivo de Vampiro Madrid Cronica.

El sábado 13 de septiembre participe en el vivo de vampiro de Madrid, el que hicieron a los mecenas como yo, y voy a intentar plasmar mi visión del vivo primero desde mi perspectiva como personaje y después desde mi perspectiva como Jugador de la manada 027.
Como personaje:
Mi nombre es Nicolas Barcía chiquillo del gangrel más loco de todo el Sabbat. Hoy tenemos que decidir cómo responder a un video en YouTube de un loco Sabbat que quiere que tomemos Seúl. Por mi parte pienso que lo mejor es meterle una barra de metal candente por el culo por romper la mascarada publicando en YouTube. Pero a mí nadie me pregunta.
Pertenezco por razones evidentes al grupo de ultra conservadores. Mi sire esta tan metido en la devoción a la religión vampírica que me da miedo decirle que una cruzada en estos tiempos que corren es una tontería. Sobre todo cuando en el norte están desapareciendo manadas del Sabbat, que combatieron junto a nosotros más de una vez.
Al empezar la reunión empezó la hora de tomar decisiones y mi sire votaba por nosotros. Aunque realmente daba igual, el Obispo tenía más votos que todas las manadas juntas y el que representaba a nuestra facción fue elegido a dedo por el obispo, un tongo en toda regla. En el Sabbat somos una manada y todos nuestros botos deberían valer lo mismo. Aunque lo que no le gusto ni a la sacerdote ni a ese loco malkavian que nos acompañan en la manada es que quedáramos en no votar a ninguno y que al final mi sire hiciera lo que le vino en gana.
Después presentaron a los diferentes líderes de facción, al parecer no fuimos la única en la que hubo tongo, a los independentistas los escondieron para poder presentar a los tres como si fueran la trinidad. A pesar de todo nuestro líder consiguió unir a todo el Sabbat, aunque en su caso fue en su contra, todos los presentes gritaron “Tongo” a la vez nada más presentarse.
Acto seguido toco la fiesta, o eso dijo nuestro líder. No había ni una sola stripper, ni un solo humano al que comer, no había música ni nada por el estilo. No éramos más que un montón de manadas perdidas buscando a otras manadas para pedir y hacer favores. Nosotros sabíamos que algunas manadas se perdieron en el norte de Europa y nadie nos hizo caso, ni siquiera Radu al que querían matar los suyos para que la líder de manada fuera otra.
Luego nos enteramos que varios cazadores de vampiros humanos se colaron en la fiesta, esa fiesta en la que estábamos más de quinientos. La inquisición los retuvo a todos, Ni siquiera nos los dio a comer al resto. Aparte de que los inquisidores estuvieron cazando a independientes que se quejaban por no haber elegido a su líder y no a esa trinidad que pretendía dejar al Sabbat para hacerse anarquista.
Le fuimos a ofrecer a nuestro líder de facción algo de información para que se ganase el favor de otras manadas pero solo quería que le diéramos nuestros recursos para su cruzada a Nápoles, que bueno por lo menos mejor Nápoles que Seúl.
Después de todo toco la presentación del líder de la cruzada, el cual lo eligió a dedo el líder del Sabbat. Con mucha suerte por parte de los presentes escucho que no querían a nuestro pobre representante, que quería llevarnos más cerca y eligió a quien él quería y como segundos al mando a la trinidad. Luego el obispo de Madrid fue elegido por el resto de obispos y cuando le retaron a muerte fue indignante que eligiera que fuera a primera sangre, pelea que perdió y aun así ese cerdo no rehusó el cargo por perder.
Ahora nos vamos todos los fuertes del Sabbat a Seúl, dejando España para la camarilla, dejando a un Obispo débil en Madrid que perdió ante otro y aun así se quedó como líder.
Después mientras que nuestro líder de manada y la sacerdotisa fueron a hablar con un sumo inquisidor dejaron nuestro gran artefacto al malkavian que se fue corriendo de forma invisible. Ahora me voy a tener que poner a buscarlo por toda España. Mi sire no está contento en absoluto así que me tengo que ir corriendo mientras él se come a otro. Espero que sea el estúpido que decía que nos representaba cuando los obispos le eligieron a dedo.
Como Jugador:
La partida fue un tanto agobiante, los personajes de los que dependía la trama no eran fácilmente reconocibles y se estaban moviendo todo el rato en un recinto enorme lleno de gente de negro que era difícilmente reconocible. Se hubieran agradecido pegatinas con nombre y cargo de la gente, al menos de la importante.
Mucha gente iba perfectamente caracterizada, de riguroso negro, y me sentí muy agradecido de ello, aunque personalmente me pareció caro el coste de la personalización. Sobre todo desde mi punto de vista de parado de larga duración. Pero la maquilladora era buena y los colmillos postizos quedaban muy bien. Me hubiera gustado poderme permitírmelo.
Me fastidio un poquito que fueran tantas cosas a dedo y que tuviéramos tan poco tiempo. Pero éramos mucho y no les quedaba más remedio. Yo solo espero poder organizar un vivo de Vampiro y que me quede la mitad de bien que este que organizaron para tantos cuanto menos.